27 jun. 2013

Crítica El Hombre de Acero


La historia de Superman vuelve a los cines tras su batacazo en Superman Returns (2006), una historia que continúa repitiéndose de este héroe de DC.



No obstante, el director Zack Snyder ha conseguido darle ciertas pinceladas hasta ahora escasamente tratadas en las anteriores películas, las cuales sólo daban vueltas a como va creciendo Clark Kent entre los humanos y de cómo se esconde tras una falsa máscara de un insignificante periodista.

En El Hombre de Acero el desarrollo de la historia, como siempre, girará en torno a Superman pero carecerá de un egocéntrico protagonismo. Así, veremos por ejemplo, de una forma bastante detallada, el motivo por el cual desaparece el planeta originario de Clark Kent (Henry Cavill), el Planeta Krypton; a través de esta parte de la historia, la escena será principalmente ocupada por un magnífico Russell Crowe (Jor-El, padre de Superman) que nos mostrará, entre otras cosas, la alta tecnología de su civilización. Por otra parte, Ayelet Zurer (Lara Lor-Van, la madre de Superman) también tendrá sus minutos durante la acción aunque, no al mismo nivel que Russell Crowe.

Haciendo balance en la escena y aprovechando la mención de la tecnología, el espectador podrá disfrutar de unas fotografías y de unos efectos especiales dignos de una sala de cine. Los escenarios son en algunas ocasiones tan detallados que hacen que un mundo tan futurista como el Planeta Krypton parezca de lo más cotidiano. Por el contrario, otros serán comunes y simples pero a la vez hermosos, procurando con ello resaltar la acción entre los diversos personajes.

La acción y la historia están muy bien tratadas. Veremos unos momentos de flashback en el que nuestro superhéroe recordará ciertos momentos de su vida que marcarán su personalidad pacífica, fría e, incluso, protectora. Si nos referimos, más concretamente, a la acción ésta hará de las delicias de los amantes de la lucha pero resultará repetitiva y/o excesivamente prolongada. Los movimientos rápidos se suceden uno tras otro, dando la sensación de mareo.

El nuevo Superman (Henry Cavill) cumple con todos los requisitos del superhéroe de cómic: un hombre tranquilo pero, a la vez, inseguro de sí mismo y, como no, muy atractivo. Tal vez, sea demasiado frío e inexpresivo pero ello hace que, como hemos dicho con anterioridad, resalten los demás personajes. Por su parte, Russell Crowe nos demostrará que no es sólo un actor de papeles diplomáticos sino que es capaz de recordarnos su lado más “gladiador” en el film. Además, Lois Lane (Amy Adams) - ¡por fin! - abandona el perfil de mujer bella necesitada de un incesante rescate por Superman. Lois se muestra como una periodista tenaz, cabezota y muy segura de su trabajo, adaptándose de esta manera a la mujer actual, dejando a un lado la delicadez y elegancia extrema que se le venía imponiendo antaño.

Por supuesto, no debemos olvidar a los villanos. En este papel nos encontraremos al dúo: Michael Shannon (General Zod) y a su socia Antje Traue (Faora) Tanto uno como otro serán quienes se revelen contra el mundo distribuyéndose la destrucción de la Tierra. El General Zod, en un primer momento, tendrá frente a Superman un papel más táctico mientras que Faora será quién se enfrente a nuestro protector cara a cara y, con ella, Superman aprenderá donde están sus límites físicos.


Finalmente, El Hombre de Acero no se centra en un ataque directo a Superman sino a la humanidad.

2 comentarios:

  1. Muy buena critica,no lo podria describir mejor..brillante pelicula..por fin se hace justicia para,no puedo evitar decirlo, el rey de los superheroes..

    ResponderEliminar
  2. Me alegra saber que te haya gustado.

    Gracias por participar en la web.

    ResponderEliminar